ARTIGAS TIENE UNA PROFESIONAL DIPLOMADA EN MEDICINA SEXUAL

La Dra. Carla Rodríguez de Almeida, flamante diplomada en Medicina Sexual, nos cuenta en qué consiste esta ciencia.

La Medicina Sexual es una ciencia que se dedica al estudio de la función sexual. Su enseñanza universitaria surge aproximadamente en el año 1975 en Europa, en países como Francia, Alemania e Inglaterra. En Latinoamérica es muy reciente. En el año 2010 se habían capacitado 70 médicos de todo el mundo entre los que figuraban sólo 2 latinoamericanos, ambas uruguayas, ginecólogas y docentes de esta Diplomatura.

La Medicina Sexual se encarga de una función más de las que se cumplen en el organismo y que había sido dejada de lado, basándose en mitos y creencias que se perpetuaron a lo largo de la historia del ser humano. La sexualidad era erróneamente vista como algo asociado a ideas culpabilizantes que no tienen un respaldo científico; la Medicina Sexual estudia la función sexual del ser humano y es parte esencial de la Salud integral del mismo, dice Carla.

Desde épocas remotas, se fueron dando movimientos sociales hasta que finalmente con la emergencia de los derechos sexuales, y los estudios científicos realizados por 2 médicos (Masters y Johnson) que estudiaron la función sexual; se desmitificaron muchas cosas, y se comienza a ver la necesidad de asistir al paciente desde de ésta esfera.

Las personas llegan a la consulta de medicina sexual por las disfunciones sexuales tanto en el hombre como en la mujer. Las disfunciones se pueden dar en las diferentes fases de la respuesta sexual, ya sea en el deseo, excitación u orgasmo. No sólo abarca las disfunciones sexuales, sino también problemas de desarrollo a nivel del niño y del adolescente. La educación sexual, es importante en la prevención de enfermedades de transmisión sexual

A nivel de la carrera de medicina se dejó de lado el aspecto placentero y erótico de la sexualidad. Esto acarreó problemas como las enfermedades de transmisión sexual. Hasta el 2017 no había ninguna formación para los profesionales de la salud a nivel de la Universidad de la República en éste aspecto; de forma que somos la primera generación.

La Dra. Rodríguez de Almeida que atiende en su consultorio particular, presentó proyectos en ASSE donde ya fue aceptado. En el Centro de Salud de Artigas funcionará una policlínica de Medicina Sexual que atenderá todas las disfunciones sexuales. Además, se está viendo cómo implementar un equipo básico integrado por el médico de medicina sexual, un endocrinólogo y un psiquiatra para brindar hormonización a personas trans. A nivel privado también se planteará un proyecto que dará la posibilidad de tener una policlínica de Medicina Sexual.

En el caso de las personas transexuales existe una discordancia entre el sexo biológico y su identidad de género. La hormonización es el siguiente paso luego de una evaluación realizada por el equipo básico, que se les brinda a las personas trans para transformar los caracteres sexuales secundarios en los concordantes con su identidad de género. Después vienen otros pasos que terminan a veces en la cirugía de reasignación de sexo.

Las personas que tengan dificultades sexuales, pueden asistir ya sea derivados por un médico o directamente al consultorio. Las dificultades sexuales, más allá de los problemas de pareja que pueden traer, pueden ser síntomas de enfermedades cardiovasculares.

La función sexual es un fenómeno que involucra el sistema vascular, neurológico, psicológico. Si tenemos una afectación del árbol vascular probablemente se tenga una disfunción sexual. Hay un estudio que comprueba que la disfunción eréctil precede en 3 a 5 años al infarto agudo de miocardio. También se asocia al sdr. metabólico y otras enfermedades.

Para que la respuesta se lleve a cabo de una forma exitosa tiene que tener la indemnidad de múltiples sistemas que interactúan, sostiene Rodríguez de Almeida.

 

Related posts

Leave a Comment