“Con las patas frías”

Más que columna, apenas un simple Poste de Humor. 291 (Litros de agua que cayó anoche)

Mire Doña, le voy a decir algo, diga que la quiero mucho, nada más que por eso me
levanté y vine a verla, así que ya sabe, valóreme!
Otro como yo no va a encontrar! Deje, ni me pregunte que de solo acordarme, me caliento!
Hoy me levanté particularmente de mal humor, sí.
Bue, ya que está tan preocupada por satisfacer su deseo innato de
chusmear, le cuento. Usté más que nadie sabe muy bien que la casa de quien suscribe,
es una de esas edificaciones un tanto, como decirlo, es una casita que, bueno… está
vieja, gastada y desvencijada!!
Ayyy Eutanasia Calamidá, porqué me pega con la escoba??
Baje eso que va a lastimar a alguien caramba!!
No hablaba de usted en particular Vecina!
O sea, quizá los adjetivos antes dichos le aplican, pero no es el caso.
Ta, mi hogar ta viejito. Las tablitas de noche con el frío, crujen, me hablan, me susurran,
me dicen: “mátalos a todos, muaajajajajaja”…
Bueno, esas voces creo que no son de la casa en sí.
Pero no importa, no me distraiga en la historia que ando cansado y por ende
con pocas luces, normal en mí, lo sé, pero hoy ando menos incandescente que siempre.
Le cuento que a las tablitas de los techos, además de conversar y quejarse, cuando hay
mucha lluvia, se ponen a “lagrimear”, en algunas oportunidades, lloran a chorros!
Anoche por ejemplo, antes de acostarme empezó a lloviznar, manso y carretilludo. Ya
pasada la medianoche se taba transformando en una tormentita, digamos, portentosa.
Pa cuando me acosté, cerca de las 2 de la mañana (“pa qué decís mañana si es de noche”
me reta Piti)… y sí mi vieja, me acuesto siempre a esa hora maso, imagínese usté que
Polilla bebé se duerme a las 12, entonces nosotros mientras ordenamos, comemos, que
nos ponemos al día, hablamos de la vida o simplemente encajamos las patas en la mesa
a mirar tele, se nos va la hora. Ta, me acosté y caí seco, a la hora y media me desperté
mojado, literal.
Caía agua como baba e loco mija!! Deje!! Vientos “agachados” decía
una veterana del barrio; lluvia… y las tablitas del techo de mi cuarto que empezaron a
escupir pa dentro!
La popular y nunca bien ponderada gotera era chorrera y me taba
cayendo en la esquina de mi lado! Raudo y veloz, más sobresaltado, levanté mi hermoso
pero pesado organismo y deambulé por la habitación si saber mucho qué hacer, hasta
que segundos más tarde, la Gordita, llámese mi compañera novia esposa, levantose y
con su voz angelical cuasi celestial con ángeles y arcángeles de las 4 de la mañana
(noche) me espetó: “¿qué hacés ahí parado, pelotudo, andá a buscar un balde o algo!!”.
Balde no había, traje un tacho, tal aguacero más el metal profirieron bastante ruido, más
la potente lluvia contra el techo de chapa, glorioso y maldito sonido al unísono, hizo que
la niña chica se despertara sobresaltada ante tanto barullo reinante y a media luz, porque
dormimos apenas con una lucecita de 25 watss en el zaguán, empezó a “berrerar” y a
pasarse a nuestra cama, la cual ya taba pegada a la de ella… la tuve que correr
Eutanasia, me taba cayendo un chorro de agua en medio de la frente! Usté ta
escuchando lo que le toy contando?
Ta, bueno, por eso. “Poné otra cosa”, me dijo la Gordi, traje toallas varias, las desparramé por el piso y me acosté, rezando pa que dejara de llover, pero principalmente pa que no se me caiga el techo encima nuestro! Cada vez
que amainaba el agua me adormecía, cada vez que retomaba su fuerza me despertaba y
las veces que me dormía profundamente, me hacían saltar unas patitas chicas en mis
riñones! Vuelta tras vuelta, derecha izquierda como el mejor pugilista, luego de tanto
recorrido en la mitad de la cama, porque la otra parte taba mojada, caí redondo. Sonó la
alarma, el 3er llamado, me levanto más que rápido, totalmente dormido y con la idea
fija de no volver a dormirme pa no llegar tarde al laburo, otra vez.
Con el accionar mecánico de todo aquél que recién se despierta, con los párpados pegaditos, la vejiga
semi llena, con dolores varios en columna y espalda, me siento en la cama con las patas
pal piso… empapaditas quedaron las medias!
Hermosa manera de arrancar el día, con los pies fríos y puteando.
Así y todo marqué en hora, de cualquier manera el presentismo ya lo perdí, antenoche, que dormí 7 horas seguidas, llegué tarde media
hora. Como pa no andar de mal humor! Ahora salió el sol, aunque muy probablemente
de noche caigan pingüinos de punta nuevamente!! Y lo peor de todo, es que el paraguas
lo dejé en la radio! Me cacho en dié!!

#Salú!!

Emilio “Pelado” Machado
@postedehumor
@MasqueColumna

Related posts

Leave a Comment