“El Gordo Walter”

Más que Columna, apenas un simple Poste de Humor. 267 (Días que faltan pa Pascuas)

Tempranito a la mañana mi Vieja, acá ando, “papanoeleando” de última hora, clásico del uruguayo promedio que se precie de tal.
Ya se nos viene el viejo barba blanca Doña! Deje, pasó el año volando, usté qué le pidió al gordito? ¿Qué se quede? ¿Cómo que se quede…? Con usté ahí en la casa? Ahh, deje Doña, ta pasada.
¿Y cómo hace con el Robustiano..? Vino y clonazepan, pah… buena combinación.
Igual, Papá Noel no se puede quedar en su casa mi vieja, le tiene que repartir… a los niños!! Los Niños Doña Eutanasia!!
Bue, deje, solamente yo me pongo a explicarle. Por mi parte igual me voy a quedar todo el 24 esperando que pasen por Canal 4 la película “Mi pobre Angelito”, que en estas fechas la pasan hasta de canto! Les encanta! Igual, yo termino el año de la mejor manera, termino el año eliminando objetivos, totalmente orgulloso conmigo mismo, ya que bajé 10kg y ahora tengo el cuerpo que siempre quise tener… esto es lo que podría estar diciendo ahora, pero la verdad es que me lastré todo y me tomé toda la cerveza que había en la vuelta, como si no existiera un mañana, así que termino el 2019 con 20 kilos de más, con una beca vip pa “Cuestión de Peso”, con talle XXX Oso.
Pero bien igual, ya que gracias a esta panza chopera que moldee durante todo el año, conseguí changuitas haciendo de Santa Claus en varias fiestas privadas, entregando regalos de amigos invisibles y esas cosas; inclusive hasta me llamaron pa hacer una despedida de soltera, pero cuando me intenté subir al caño casi me da un ACV y tuve que abandonar, pal próximo año ya sé que me tengo que encajar la pastillita debajo de la lengua… el enaprés Doña, pa la presión. La azul todavía no… todavía.
Y así vestidito de San Nicolás, me subieron arriba de una camioneta y salimos por los barrios de la ciudad de minas, a recorrer los mismos, dando regalos y recibiendo el afecto de toda la gurisada, no mucha porque bien es sabido que Minas es más bien una ciudad de personas mayores, pero algún niño robando wifi en la escuela queda todavía. Llegamos a la Plaza Rivera, la 2da en orden de importancia y ahí había un enorme sillón y una fila importante de pequeñuelos esperándome para contarme qué regalos querían.
Destaco y le cuento Doña varios que me llamaron la atención; uno por ejemplo pidió ropa para todas las mujeres desnudas que tenía su padre en el celular; otro pidió un cel Samsung Galaxy a10S de 32GB, Octa Core, con un procesador de 2GHz, pantalla de 6.2”, sistema android y con 2GB de memoria RAM… 3 años tenía el gurí que me pidió eso, de cara quedé. Otro de los gurises me hizo emocionar, casi lloro, porque todos venían y me pedían celulares, tablets, laptos, pc´s varias, game play´s varios… uno de 4 años me preguntó a ver si sabía la clave del Wifi de la plaza, con eso le digo todo. Un gurisito un poquito más grande me pidió un regalo hasta un tanto coherente pero económicamente totalmente impracticable: 2 kilos de asado de tira, cerrá y vamos!
Pero uno vino y me pidió una pelota de fútbol de Peñarol y me dijo: “ahora con Forlán, desplumamos el gallinero”.
Ta, póngale mi vieja que el remate de su solicitud no hubiera sido el mejor, pero pidió una pelota!!!
¿Sabe lo que eso hoy en día? Inédito!
Luego de esa pequeña paradita en la Plaza en cuestión, nos dirigimos hacia la plaza Libertad, la principal, la cual se taba celebrando la popular “Navidá Serrana” y al llegar escuché unos fuegos artificiales en la vuelta y pa mis adentros pensé: “pucha con la pirotecnia, pobres animales, gasten en alcohol vejigas!!”.
Pobre “Falucho” salió a juntar firmas para que la gente no tire fuegos artificiales, porque los animalitos sufren… pero cuando iba llegando, vi en la plaza que la gente corría para todos lados, otros se tiraban al piso, otros se zambullían en la fuente, con cierto temor pregunté qué había pasado. Me contestaron, mientras pegábamos la vuelta, que un fulanito, había fumado al lado del “Arbolito” de las FF.AA (Fuerzas Armadas) y habría tirado la brasa en el mismo y ahí, clavau, explotó todo!!
Por eso Bayardi lo hizo sacar, lo que quedaba. Arbolitos temáticos que le dicen, me quedé con ganas de ver el de los ginecólogos, pero bueno.
En fin, me hice unos pesos, en honor al “Gordo” Walter Pereira, que llevaba mucha alegría a todos los niños, los cuales se emocionaban con la llegada del papá Noel minuano.
Emociones y sentimientos inocentes que hoy en día faltan. Que nunca se pierda el brillo en los ojitos de nuestros hijos por la ilusión. Dejame seguir creyendo.
#Salú!!
Emilio “Pelado” Machado
@postedehumor
@MasqueColumna

Related posts

Leave a Comment