“Mi abuelito me contaba…”

Más que Columna, apenas un simple Poste de Humor. 240. (En los sueños, que Lodeiro la rompia)

Ajústese la piola mi vieja!!
Haga nudo marinero, ahí en el árbol ese que tiene raíces profundas!!
Así no se me vuela!
Yo le dije que taba espantoso pa venir a la esquina hoy, que nos juntábamos en casa pachusmear, pero no… Pero qué va a andar la Potota por acá mija!! Ta en las casas, pegada a la estufa!! Bue, ahora ya tamos acá. Digame, usté conoce alguna fábula? Porque viene de historieta la columna de hoy eh!! Ahhh si si.
Se viste con ropajes de leyendas el poste de humor, quizá para homenajear a los abuelitos en su día, en su semana… en nuestra vida. Me acuerdo que mi “Tata” me sentaba en la falda y me contaba de vacas voladoras en el techo del Club Minas, que llegaban volando y se metían pal baile. Después el viejo se levantaba y se iba al patio a lustrar los zapatos, lo hacía como hobbie.
Pero hay miles de historias de esas no?Usté me imagino que tendrá montones pa contarle a sus nietos. Como la popular “Llorona”, fantasma que se paseaba por los cementerios justamente, llorando sus pesares.
Tenemos la gran historia del “Lobizón”, el séptimo hijo varón que en noches de luna llena se transforma en hombre lobo, todo peludo con colmillos pronto pa atacar a quien o cosa se le cruce en el camino. Esas son solamente un par de las de ciencia ficción por decirlo de alguna manera, de las “sobrenaturales” de las “aisiidedpipol” y esas cosas.
Pero también las hay de aquellas que te cuentan los “viejitos” de antes, esas que algunas parecen hasta un verdadero pelotazo por lo que es la historia en sí!. Bien como para que los gurises chicos pasen el rato, sentados alrededor de un fueguito, meta leyenda y relato. Me gusta una que dice que, justamente, en épocas de antaño la gente se comunicaba hablándose a la cara, llamaban por teléfono fijo de esos análogos con disco que te dejaban el dedo machucado si tenías que llamar a Montevideo por ejemplo, que primero era el prefijo 02, con el 2 no había drama a porque te quedaba cerquita, pero el 0… tas loco. Se llamaban y era pa juntarse en la plaza o algo de eso, hoy te mandan wasap hasta pal cumpleaños y quedan cumplidos. Mi abuelito me contó una vez que un kilo de asado valía 80 pesos, lo miré con cara de que me taba mintiendo, pero como mi Tata era previsor, me llevó al comedor de su casa y en la pared había mandado a poner en un par de vidrios pa colgar, la boleta de tal compra, a sabiendas que se venía una tole tole bárbara con los impuestos y la suba de todos los productos principales pal uruguayo, llámese carne y yerba. Kilo de asado a 80 pesos!! Cosa de no creer. Cuando los paisanos te decían que pasaban a mate todo el día, que gastaban hasta 5 cebaduras diarias, que se levantaban a las 5 y se acostaban a las 21 horasy siempre con el amargo bajo el brazo… Es como cuando los veteranos hablaban de que el Uruguay era la Suiza de América, con las últimas lluvias, más que Suiza somos la Venecia de América, pero ta, la vamo remando… y sí..
Siguiendo con las historias, me abuelita me contó una que esa sí la considero una de ciencia ficción, una fábula de cuentos pa niños. Decía que los políticos de antes correspondían sólo a un partido, peleaban y luchaban por su partido con honestidad y trabajo en serio. Que les preocupaba la situación del país y que su laburo iba derecho pal Uruguay en sí! Eso es mentira!!
Sino preguntenlen al Juan, que nadie lo conocía y ahora tiene chances de ser Presidente!. Pero la fábula que me cuenta un abuelo amigo, hoy en día, es de una cosa que antes había en el cielo, él la llamaba bola de fuego, otros, dicen, lo denominaban Astro Rey. Sol, dicen los más viejos… eso se llamaba Sol, vivía en el cielo y nos llenaba de energía, iluminaba nuestro día, nos recargaba. Antes no habían secarropas o estufas que oficiaban como tal, antes era esa bola la que dejaba oreada las vestimentas.
Bien típico de leyenda no? Bien típico invento de “nono gagá”pa entretener a los niños. Mire si en la bóveda celeste va a haber una cosa llamada sol que seque la ropa! Por favor! Qué van a decir ahora? Que antes respirábamos por otro lado que no fueran las branquias que tenemos en el cuello?. Alabo la creatividad de esos abuelitos para con sus nenes.
Que no se pierda nunca esas reuniones entre familia o amigos para contar historias… como esa de que hubo una vez una pelota de fuego en el cielo que se llamaba… Sol!

#Salú
Emilio “Pelado” Machado
@postedehumor
@MasqueColumna

Publicación relacionada

Leave a Comment