“Problemones”

Más que Columna, apenas un simple Poste de Humor. 304. (Días con Coronabicho)

¿Me trajo Doña? Y usté no iba pal centro me dijo? Ahhh… no fue.
Si, la entiendo, es normal en ésta época los cambios de temperatura.
Ta, lo mando al Jason nomás entonces. El Jason Doña, el hijo de la “Libélula”, que vive acá a la vuelta.
No le diga “negrito chico”, no sea mala, ta sí, ya sé que es cariñoso, pero quizá la gente no le
entienda eso, vio que los moralistas andan como locos hoy en día buscando todo tipo de
expresiones pa caerles con el manual de la nueva normalidad por decirlo de alguna
manera; a clavau que si mi Vieja.
Si alguno de esos gurises llegaba a escucharla a usté
diciéndole “negrito” al gurí chico, pfff… denuncia penal y judicial, o lo que es
muchísimo más pior, escrache en faibuk.
Le digo una cosa Doña Eutanasia, a mí denúncieme penalmente nomás, le presento mi abogado, que hable con el suyo, vamos a
juicio por 5 o 6 añitos, nos gastamos toda la “biyuya” en profesionales!
Pero por favor, no me etiquete en las redes sociales!
No me haga un escrache porque sino ahí sí que me muero Doña!!
Y la estocada final: “mirá que te bloqueo del face y del cel”.
Así me destruyen, porque mire que debe ser feo que te bloqueen y que no me dejen leer y
comentar todas las pelotudeces que puede llegar a poner!
Me recorre un frío por la espalda de sólo pensarlo!
Y no toy en condiciones como pa andar agarrando frescos!
Deje deje, toy pa tirar, no valgo ni 2 millones de dólares.
Justamente era por eso que le preguntaba si iba pal centro,
pa que me trajera a la pasada, algún que otro Ketofen, o
Dolex, qué se yo… algún calmante antinflamatorio, o sino 4 chelas bien frapés y listo,
si se va el balde que se vaya la cadena.
¿Qué si me duele el qué? Mire, le cuento,
entre que estoy tratando de meter algún fobal de viejitos, con panza; esos fulbitos los cuales
se transforman en el popular “más hablau que truco de 6”, donde la voluntad y las ganas
de corretear como si fuéramos pibes de 15 no alcanza a superar el simple hecho de que
tenemos un promedio de edad de 50 pirulines.
Entonces ta, la mente te da una orden y uno,
rebelde con causa como siempre lo ha sido, no le hace caso a tales órdenes.
Qué se yo Doña, no sé… el cerebro te dice: “Dale, pegate un pique que a esa pelota llegás bien
de bien”!! Mientras que las piernas contestan: “Jaja, el loco éste piensa que vamos a
movernos, ta mal”. Pero así y todo, haciéndole caso omiso a las piernas, “metés pata a lo loco”!
Pa después terminar toditos lesionados de algo, que tirones en rectos
posteriores varios; mini desgarros en muslos; esguinces de rodillas, ataques de
pediculosis… fractura de tibia y peroné a la altura del esternocleido mastoideo… no, esa
vez fue porque se armó una podrida bárbara y terminamos a las piñas! La vorágine de la
segunda juventud se le llama, no se puede controlar.
Lo mejor que tiene es que en cada gol, sea a favor o en contra, cambiamos el golero,
rotamos a los palyer´s en la cancha.
Llega un momento dado que si fuera por nosotros, jugaríamos todo el cuadro al arco! Se
termina la rotación dispuesta por número y va el que esté más cerca y se esté arrastrando más!
Jugar al fobal 5 pasado los 45 años, es como tratar de correr en el “Hernando
Siles” de La Paz, Bolivia. Porque mire que uno tiene carrera en esto de meterse a algún
picadito y he visto lesiones de todo tipo y color como le manifesté antes… pero que se
le acalambren los pulmones, insólito!
Calambre pulmonar me dio el otro día, tas loco.
El popular “primer ahogo” me duró casi todo el partido, boqueando como pez en el agua
andaba el Pelado, deje.
Pa colmo de males, uno de los veteranos que mejor entrenado
estaba, a los 10 minutos se tironea la pierna y va pal arco todo el partido, ni moverse
podía… corrí todo el match sí.
Ahora que me hace acuerdo de eso, tengo que devolver
el pulmotor que alquilé a la salida del partido en sí, sino no llegaba a las casas. Ta re
lindo, de regalo te dan unas mascarillas pal oxígeno re mononas, y como te las regalan,
cuando devuelva el aparatejo, me las quedo y las uso como tapabocas, re cheto, pa ir
con la Susana Giménez a Punta.
Mire, hablando de Su y yo de mis problemas,
la verdad que se me cae la cara de vergüenza el mencionar mis conflictos externos e internos,
cuando acabo de leer recién que la Susana ta con unos quilombos enormes, sabe porqué?
Porque se quedó sin servicio doméstico!! Esos son verdaderos problemas
caramba!! Eso y la podrida pelusa de los plátanos que arranca a caer en Primavera y me
da alergia, hoy en día un verdadero dilema, ¿porqué?
Porque me deja los ojos rojos y me hace estornudar… motivos más que suficientes pa que crean que tengo Covid, te
suspendan y luego te despidan del laburo! Cruel la vida! Qué año malo!!
#Salú!!

Emilio “Pelado” Machado
@postedehumor
@MasqueColumna

Related posts

Leave a Comment